sábado, 9 de marzo de 2013

LA HERMANDAD DE LOS INICIADOS



Tras el éxito obtenido en la primera edición de este ensayo novelado, agotada a los seis meses de su lanzamiento, llega esta nueva edición ilustrada y mejorada de la mano de la editorial Libros Mundi, en dos formatos: digital (ebook) y analógico (en papel).

 

Después de haber permanecido cuatro años encerrado en una cárcel, por haber sido injustamente acusado de cometer un delito de violencia de género, y aconsejado por uno de los funcionarios de prisión, Juan, el personaje principal de la novela, se dirige a un antiguo monasterio, apartado del bullicioso ajetreo de las grandes ciudades, donde se convertirá en miembro privilegiado de una comunidad de doce novicios, regentada por un anciano monje. Bajo la dirección de éste, su maestro, una verdadera autoridad espiritual, Juan se inicia en el conocimiento de las vertientes gnósticas occidentales más sobresalientes. Durante los nueve años que residirá en el monasterio, la comunidad de cristianos, protagonistas de la novela, aprenderán a cuestionarse gran parte de las creencias que la ortodoxia cristiana y la sociedad en su conjunto consideran válidas y verdaderas. Con ello, hallarán el camino hacia el conocimiento de sí mismos, un camino que, invariable e inexorablemente, les conduce a la unificación de ciencia y religión.

En La Hermandad de los Iniciados José Antonio Delgado realiza una incursión en el sorprendente mundo onírico al que los psicólogos han bautizado con el nombre de lo inconsciente, dominio que es, también, el de los principios universales que rigen todo devenir temporal. En ese viaje a las profundidades del alma humana salen a nuestro encuentro aquellas formas de pensamiento, ideas y expresiones espirituales que han permanecido ocultas, a la sombra de las tendencias cristianas dominantes de nuestra patriarcal cultura occidental, formas de pensamiento que aún hoy día suscitan reacciones de lo más variopintas. Gnosis, Alquimia, Prostitución Sagrada, Astrología, Hermetismo, Tarot, cuentos de hadas, mitos antiguos, como los griegos, y modernos, como los presentes en obras de literatura y en películas cinematográficas, tales como El Señor de los Anillos, Harry Potter, la Guerra de las Galaxias o Matrix, se irán abriendo paso, a medida que el lector vaya avanzando en la lectura. Como se irá viendo, según vayan transcurriendo los capítulos, detrás de todas esas “ideas heréticas” se ocultan aquellos principios universales o patrones eternos e inmutables, a las que todo devenir temporal está supeditado y, por consiguiente, por las que el mundo material, que concierne a la acción y al cambio, tiene su razón de ser.

Si bien La Hermandad de los Iniciados encuentra resonancias en libros como "El Código Da Vinci", de Dan Brown, "La Cena Secreta", de Javier Sierra, "María Magdalena y el Santo Grial", de Margaret Starbird, por poner sólo tres ejemplos de los centenares que se han publicado en torno a la figura de Jesucristo, su estilo y su profundidad se asemejan más a obras como el ya clásico "Demian", de Hermann Hesse, a “El nombre de la Rosa”, de  Umberto Eco,  o a  la más moderna obra "Los códices templarios del río lobos. Los Custodios del Grial", de Ángel Almazán de Gracia.

 No obstante esto, y a diferencia de todas ellas, La Hermandad de los Iniciados vincula el cristianismo gnóstico, con la alquimia medieval, la astrología, los arcanos mayores del Tarot, etc., reinterpretándolos desde la óptica de la psicología profunda. En cuanto a su estructura, podría compararse a un evangelio gnóstico, dado que la obra tiene por escenario un monasterio donde doce novicios son iniciados en la Gnosis, o conocimiento interior, gracias a la figura central de un Maestro espiritual. El lector comenzará su lectura sobrevolando en círculos concéntricos el panorama espiritual del cristianismo originario, hasta ingresar en su núcleo esotérico, que llama a la experiencia directa de la divinidad, a medida que avance en su lectura.

La innovación de esta obra consiste en que profundiza, complementa y compensa la superficialidad de otros libros que tratan de la misma temática, amplificando algunos aspectos que han quedado olvidados, vinculando temas que han sido tratados independientemente, sin menoscabo del rigor histórico y científico y, pese a todo, utilizando un lenguaje llano y accesible a un público no especializado. Por consiguiente, nos hallamos ante una novela única en su género.

En síntesis, La Hermandad de los Iniciados va dirigida, por ejemplo, a aquellos que se han visto, se vean, o se vayan a ver ante la necesidad vital de buscar nuevas vías, y, sin embargo, tan vetustas, de regreso a aquel paraíso perdido que reside en lo más recóndito de su alma, una nueva forma de darle sentido a su vida y, en definitiva, una renovación del mito cristiano que hable al mismo tiempo al corazón y a la cabeza.

Por lo tanto, La Hermandad de los Iniciados está pensada, también, para que se dirija tanto a profesionales de la salud mental, cuanto a todo tipo de público culto, interesado en una búsqueda personal de la Verdad. Así también, a aquellos interesados en iniciarse en el conocimiento de la Psicología profunda, cuanto a psicólogos humanistas, analíticos o transpersonales, a historiadores de las religiones, etc., quienes encontrarán una síntesis del pensamiento jungiano y post-jungiano. De igual modo,  será de utilidad como herramienta práctica para alumnos de Psicología, al hallar en este libro un ameno manual novelado de Psicología analítica.

No puede dejar de mencionarse que, dada la desorientación vital del occidental medio, estamos convencidos de que este libro tendrá una buena acogida por aquellos que comiencen a sentir ese vacío y ese sentimiento de futilidad de la vida, que se presentan en aquellos momentos de crisis existencial. Seguramente, será muy apreciado por un amplio grupo de mujeres, quienes se enfrentan a una verdadera revolución en el ámbito de su consciencia femenina; pero lo será, también, para los hombres que se hallen en el camino de la integración de su contraparte femenina, y de todos aquellos que anhelan la realización de su Ser andrógino, la religación con la chispa divina que yace en el interior del ser humano y, por consiguiente, a quienes estén interesados en la experiencia mística.