jueves, 21 de noviembre de 2013

AL FINAL DEL TÚNEL, PRECUELA DE LA HERMANDAD DE LOS INICIADOS

Desde que se publicó la segunda edición del ensayo novelado "La hermandad de los iniciados" he recibido multitud de correos de agradecimiento y felicitación por parte de los lectores. Además de estos mensajes, también recibí otros en los que me hacían algunas críticas que, para simplificar, podíamos dividir en dos:

 1. Algunos de mis lectores afirmaban que el libro, en alguno de sus capítulos, no era suficientemente riguroso desde el punto de vista histórico y, según les parecía, cometía imprecisiones o errores.
2. La novela contenía un mensaje espiritual de tipo sincrético y, al parecer de algunos lectores, dicho mensaje es contrario al mensaje cristiano.

Así pues, motivado por las "críticas" recibidas a "La hermandad de los iniciados", en este artículo me gustaría realizar una serie de comentarios y aclaraciones acerca de las relaciones entre mi última novela titulada "Al final del túnel. Una historia sobre el despertar del alma" y el ensayo novelado "La hermandad de los iniciados", con la intención de que se comprendan y se disipen algunos posibles malentendidos.

Después de la publicación de la primera edición del libro "La hermandad de los iniciados" por la editorial Entrelíneas Editores, y tras haberse agotado en tan solo seis meses, decidí escribir una nueva edición revisada, ampliada y mejorada, que incluyera, además, imágenes del camino interior que se describe a lo largo de esta obra, en el seno de una ficticia comunidad de monjes heterodoxos. La nueva edición fue publicada por la editorial LibrosMundi, tanto en formato papel, cuanto en formato digital (E-book) en el verano del 2011.

En el transcurso del año 2012 comencé a barruntar la idea de re-elaborar la novela "Encuentros en la oscuridad", que había escrito en el año 2006, y que se publicó por la editorial Nuevosescritores, puesto que aquella novela podía entenderse como la antesala o la precuela de "La hermandad de los iniciados".

Sin embargo, cuando me dispuse a escribir lo que, finalmente, se ha convertido en la novela "Al final del túnel. Una historia sobre el despertar del alma", me di cuenta de que tanto el contenido, como el formato de "Encuentros en la oscuridad", debían de ser transformados, si quería que se convirtiese en una verdadera precuela. Y a ese trabajo me aboqué durante todo el año 2012 y parte del 2013.

Con la novela "Al final del túnel. Una historia sobre el despertar del alma" adquiere pleno sentido la historia que se describe en "La hermandad de los iniciados" y se disipan algunos posibles malentendidos; al menos, esa ha sido mi intención. 

Quizá uno de los más graves malentendidos, implícito en el primer grupo de críticas al que me refería más arriba, haya sido el considerar la historia desarrollada en "La hermandad de los iniciados" como una novela  histórica al uso. Si bien es cierto que en dicha novela se incluyen muchos elementos históricos, como es el caso del gnosticismo cristiano, el hermetismo, la alquimia medieval o la astrología, dichos elementos están reinterpretados desde una cosmología que incluye un lenguaje actualizado. Dicho lenguaje puede considerarse un híbrido entre la psicología analítica de Carl G. Jung y la psicología transpersonal, es decir, de aquellas psicologías que se abocan al estudio de la realidad del alma, en su apertura a lo espiritual, si bien también se incorporan elementos de caracter esotérico. Además, cuando aparecen en la novela determinados arquetipos o imágenes universales, como es el caso de la divinidad Abraxas, si bien esta está relacionada con la divinidad menor de los gnósticos, en "La hermandad de los iniciados" ese arquetipo adquiere rasgos distintos y, en cierto sentido, es opuesto al de los gnósticos cristianos. Y esto es así porque Abraxas, divinidad que en la novela une o concita los contrarios (bien-mal, masculino-femenino, sol-luna, etc.), se transforma en la imagen de la divinidad, y está directamente relacionada con el Anthropos, es decir, con el "hombre primordial", o sea, con el Sí-Mismo junguiano o con el Atman hindú.  



Por lo tanto, "La hermandad de los iniciados" es un libro que cumple dos funciones:

 1. Responde a un trabajo de amplificación (es decir, de contextualización histórico-simbólica) de las experiencias biográficas y visionarias (es decir, sueños y visiones) que el protagonista  -de ambos libros- tiene a lo largo de la novela "Al final del túnel. Una historia sobre el despertar del alma." 

2. Se constituye como la continuación de la odisea del alma o viaje por el mundo interior que el protagonista inicia en solitario en "Al final del túnel. Una historia sobre el despertar del alma", y que continúa en una comunidad en "La hermandad de los iniciados", al integrarse en un monasterio mixto, compuesto por monjes y monjas, todos ellos peregrinos del alma; una comunidad regentada por un Maestro espiritual innominado, que nos recuerda al dios de Moisés (Yo soy, el que soy).

La acusación de apología de sincretismo de la que ha sido objeto el libro "La hermandad de los iniciados" -a la que me he referido al principio- parece olvidar que es la propia psique inconsciente la que está compuesta por diversas "voces" o "imágenes", y pasa, por tanto, por alto la realidad autónoma del alma. El sincretismo no es algo que el autor del libro se invente, sino, antes al contrario, intenta dar testimonio de esa realidad sincrética del alma humana.

Por último, quería agradecer públicamente a todas aquellas personas que se han tomado la molestia de escribirme para darme su parecer, y, muy en especial, a aquellas a las que el libro les ha servido de ayuda en algún sentido.  



DÓNDE CONSEGUIR LOS LIBROS:

La hermandad de los iniciados

Editorial  y librería virtual LibrosMundi. (pinchando en el enlace)

Al final del túnel. Una historia sobre el despertar del alma:

Editorial y librería virtual Entrelíneas Editores  (pinchando en el enlace).

martes, 15 de octubre de 2013

ENTREVISTADO EN EL PROGRAMA DE TELEVISIÓN "CAFÉ Y MÁS"

En este vídeo, Eugenio Blanco, presentador  del programa “Café y más”, de la cadena de televisión ImasTV de la región de Ciudad Real, me entrevistó el pasado 19 de abril de 2011 con motivo de la presentación de mi último ensayo novelado titulado La Hermandad de los Iniciados. En esta entrevista, nos centramos en los temas principales del libro. Así, la novela se estructura de un modo semejante a como lo hacían los evangelios gnósticos, y su trama arranca con la llegada de un ex-presidiario - a un antiguo monasterio alejado de las grandes urbes. Juan, recién salido de prisión tras haber sido injustamente condenado por un delito de violencia de género, es aceptado por el Maestro de una comunidad de doce discípulos, llegando a formar parte del círculo de los cuatro, el núcleo elegido por el Maestro para transmitir sus enseñanzas más profundas y, a la vez, más polémicas.





Juan accederá al conocimiento de religiones mistéricas pre-cristianas, como los Misterios de Isis y Osiris, los de Dionisos o Baco, los de Adonis o los de Mitra, y su vinculación con el mito cristiano. Se sumergirá en el misterio de la Alquimia, en los símbolos de la Astrología, en el mazo de cartas del Tarot y, con ello, se iniciará en el conocimiento de la Diosa y de su manifestación en el mito cristiano, en la figura de María Magdalena. Se replanteará los grandes escollos de nuestra sociedad moderna, como el proceso de masificación y aniquilamiento del individuo y de su libertad, la primacía del racionalismo cientifista y la miopía para con el ámbito del Espíritu o la supremacía del materialismo y del consumismo, frente al desarrollo espiritual. Y tratará de buscar la respuesta a los grandes interrogantes de la humanidad: ¿Quién soy yo? ¿Cuál es mi Destino? ¿Hay un Plan Divino?

miércoles, 18 de septiembre de 2013

ME ENTREVISTAN EN TELEVISIÓN CON MOTIVO DE MI LIBRO "LA HERMANDAD DE LOS INICIADOS"

En este vídeo, Julián Camacho, presentador y director del programa “cuéntame”, de la cadena de televisión ImasTV de la región de Ciudad Real, me entrevistó el pasado 19 de abril de 2011 con motivo de la presentación de mi último ensayo novelado titulado La Hermandad de los Iniciados. En la entrevista, cuento cuál ha sido mi trayectoria profesional como científico ambiental, como estudioso de la obra del psiquiatra suizo C. G. Jung, creador de la Psicología Analítica, así como de buena parte de los artículos, ensayos, novelas y libros especializados que he escrito hasta la fecha.



Como explico en la entrevista, la investigación y elaboración de esta novela me ha llevado cerca de seis años. Seis años en los que he ido recabando información de textos antiguos, como los evangelios gnósticos de la Biblioteca de Nag Hammadi, o del evangelio gnóstico de Judas; en los que, además, he ido desentrañando el significado de abundante bibliografía alquímica y, también, he ido interpretado numerosos sueños, símbolos y mitos de los que se nutre el cristianismo. Finalmente, sólo apuntar que se ha hablado de la posibilidad de llevar al cine esta novela, por su mensaje universal, y, añado aquí, también por estar dedicada especialmente a todas las víctimas del terrorismo, de cualquier tipo.

miércoles, 24 de julio de 2013

ENTREVISTADO POR ANGEL ALMAZÁN CON MOTIVO DE LA 2ª EDICIÓN DEL LIBRO "LA HERMANDAD DE LOS INICIADOS"

Esta es la entrevista que me hizo el periodista y escritor  Ángel Almazán con motivo de la segunda edición de mi libro "La hermandad de los iniciados". La entrevista original se encuentra publicada en su blog "librosaleer". Desde aquí, agradecemos a Ángel Almazán su amabilidad.

La editorial LibrosMundi ha publicado la segunda edición del ensayo novelado La hermandad de los iniciados del escritor José A. Delgado (Madrid, 1972). Esta nueva edición ha sido mejorada y ampliada, incluye ilustraciones y cuenta con un nuevo prólogo que enmarca el contenido de esta singular obra.
El autor, licenciado en Ciencias Ambientales, investigador y estudiante de Psicología, aunque dedicado al estudio de la  Psicología Analítica inspirada por Jung, desde hace más de quince años, nos ofrece en su libro una fascinante trama en la que convergen la gnosis, la alquimia, el hermetismo y la astrología. También se aborda el  proceso de individuación-autorrealizaciónen los evangelios gnósticos, el sustrato arquetípico de los relatos sobre la vida de Jesús en los evangelios canónicos o el arquetipo del Sí-Mismo proyectado en Jesús  como Dios-Héroe solar mistérico que muere y renace. 
Ángel. En tu ensayo novelado da la impresión de que das preeminencia al mensaje que proviene en los textos gnósticos encontrados en Nag Hammadi, frente al de los relatos sobre la vida de Jesús en los evangelios canónicos ¿qué ha motivado esa diferencia?
José Antonio. Esa pregunta no me la habían formulado hasta ahora, y te agradezco que me la hayas hecho. Durante el proceso de recopilación de información para escribir La hermandad de los iniciados experimenté numerosos fenómenos de sincronicidad relacionados con el mensaje de los evangelios gnósticos. Además de los sueños que tuve sobre estos evangelios, me llegaban textos, documentales y encuentros con algunas personas que me condujeron a interpretar el descubrimiento, relativamente reciente, tanto de los papiros de Nag Hammadi, cuanto del más reciente evangelio gnóstico de Judas, como señales indicativas de la necesidad de una renovación de la actitud del hombre occidentalizado para con la divinidad.   Entendí que, en realidad, Dios no había muerto, como había preconizado Nietzsche, sino que se había mantenido oculto bajo la barbarie de los acontecimientos que han asolado al mundo durante el último siglo (llamado o rechazado, Dios siempre está presente, como figura en la estela de la tumba de C. G. Jung). Y el mensaje que los evangelios gnósticos parecen decirle al hombre es que necesita despertar a la realidad del Alma, que debe embarcarse en un viaje de regreso a su verdadero hogar espiritual, que encontrará dentro de sí mismo, proceso que la Psicología Analítica denomina proceso de individuación. Y eso es precisamente lo que he tratado de representar en la trama de La hermandad de los iniciados.
Á. Has mencionado al evangelio gnóstico de Judas, que también está presente en tu novela, ¿hay algún otro motivo, aparte del aducido antes?
J.A. Así es, Ángel. Al igual que me sucedió con los textos gnósticos de Nag Hammadi, me topé con el evangelio de Judas por otra serie de fenómenos de sincronicidad. Mientras escribía sobre el significado psicológico del arquetipo de los hermanos gemelos, como una manifestación del yo consciente y su sombra, o del Sol claro y el oscuro en la alquimia, llegó a mi conocimiento un documental del National Geographic sobre el personaje de Judas, en el recientemente encontrado Evangelio de Judas. Después de ver ese documental me dispuse a buscar alguna edición traducida al inglés y, para mi sorpresa, encontré que ya existía una edición en castellano llevada a cabo  por Francisco García Bazán. En ese documento me topé con un Judas opuesto al que nos presenta la Biblia. Allí se aludía al “misterio de la traición”, e interpreté que la importancia que en ese evangelio se le concede a la figura de Judas era una señal de la necesidad de tomar consciencia del lado oscuro de la divinidad, es decir, del reverso tenebroso de la imagen de Dios que muestra el cristianismo. En el evangelio de Judas se nos muestra que es la propia divinidad la que “arregla” la traición de Jesús. Que es el mismo Dios quien envía a Jesús a la Cruz, sirviéndose de su discípulo predilecto, Judas, para llevar a cabo sus planes. De modo que Judas y Jesús son como las dos caras en las que se manifiesta la divinidad, una clara y otra oscura, de modo parecido a como en china se representa al Tao. La aceptación consciente de Judas como el discípulo predilecto de Jesús, el único que es capaz de entender su mensaje, nos muestra la necesidad de aceptar el lado oscuro y turbio de la divinidad, expresado en el hecho de que es ella misma, la divinidad, la que pone a Judas, el traidor, en el camino de Jesús para crucificarlo.  Una auténtica prueba de fuego y una exigencia moral sobresaliente. 
Á.: En una entrevista relativamente reciente publicada en la web junguiana Odisea del Alma decías que el título original de esta novela fue Abraxas, entre otros, en alusión a la divinidad gnóstica de Basílides y sus seguidores, pero que, debido a una sincronicidad, finalmente decidiste cambiar ese título por el que ahora tiene. ¿Por qué elegiste el título de La hermandad de los iniciados y no otro?
J.A.: Así es, Ángel, como bien dices esta novela tuvo varios títulos antes de que decidiera su título definitivo, La hermandad de los iniciados. Aunque algo he explicado ya en varios medios de comunicación, voy a aprovechar tu pregunta para explicar con mayor profundidad el porqué de ese título. 
Como probablemente sepas, Michael Maier escribió una obra sobre alquimia en 1617 titulada Símbolos de la mesa áurea de las doce naciones, en cuyo frontispicio aparecían las figuras de Hermes Trismegisto, rodeado por once alquimistas. Esa imagen simboliza la cadena áurea de maestros alquimistas, que tenía como fundador a Hermes Trismegisto, también conocido como Mercurio, el tres veces sabio. 
Pues bien, La hermandad de los iniciados alude precisamente a esa misma idea-arquetipo. El maestro de mi novela  puede ser entendido como una personificación de Carl G. Jung, pues considero que él fue un restaurador de la vía alquimista en occidente. Él es un eslabón moderno de esa aurea catena de alquimistas, como lo han sido Goethe o Fulcanelli, y se sirvió del lenguaje científico, que le es propio al espíritu de esta época, para incorporar la obra alquimista de nuevo al bagaje cultural de occidente. 
Pues en el camino alquímico podemos encontrar el punto de conexión entre todas las creencias, dado que es el camino de la interrelación del hombre con la chispa divina, que habita en su interior. 
Sin embargo, el maestro de mi hermandad no recibe ningún nombre, sus discípulos se refieren a él como "maestro", precisamente porque trato de hacer más énfasis en el mensaje que en el personaje, en lo esotérico que en lo exotérico y en lo simbólico que en lo histórico. 
A.: Me gustaría preguntarte acerca de la importancia que concedes a María Magdalena en tu libro. En tu ensayo novelado, ¿María Magdalena es un personaje histórico o un símbolo de lo femenino?
J.A.: Me alegro mucho de que me hagas esta pregunta, Ángel, y te lo agradezco. Algunos de mis lectores se han sorprendido ante la importancia que Miriam adquiere en la comunidad de los doce. Junto al personaje de Juan, Miriam, una personificación de la Magdalena, es la discípula más querida del maestro. La íntima y próxima relación entre Juan, Miriam y el Maestro hace referencia a la importancia que para las sectas gnósticas cristianas tenía María Magdalena, hasta el punto de que la sitúan en una posición privilegiada con respecto a Jesús. Pero, para despejar algunas de las dudas y malentendidos que se puedan generar, dicha relación de intimidad y compenetración entre Juan, Miriam y el Maestro en mi libro hay que entenderla en un plano simbólico, nunca literal. Del mismo modo entendían los gnósticos la relación de intimidad  entre María Magdalena  y Jesús, es decir,  ella, para los gnósticos y en mi novela, es una encarnación de la Sabiduría divina, de modo semejante a como Isis lo fue para la alquimia y el hermetismo. Estas relaciones, Ángel, se comprenderán aún mejor tras la lectura de mi próxima novela, que llevará por título Al final del túnel, puesto que se trata de la precuela de La hermandad de los iniciados, y que, si dios quiere, se publicará durante el mes de febrero del 2013.
A.: El nombre del protagonista de tu novela es Juan ¿por qué elegiste ese nombre? 
J.A.: Sí, el nombre está elegido a propósito. Muy brevemente te diré que alude a la figura de Juan, el discípulo querido de Jesús, a Juan el Bautista, el precursor de Jesús, y, sobre todo, a Juan el Evangelista y autor del Apocalipsis. Durante la Edad Media, todos ellos estaban estrechamente vinculados. Aunque el motivo de haber elegido ese nombre se entenderá mucho mejor tras la lectura de Alfinal del túnel, lo que sí puedo decir es que, al seleccionar a ese personaje, estoy enfatizando   su capacidad visionaria. Juan el Evangelista es conocido por sus visiones escatológicas, y el personaje de mis dos libros tiene, de modo parecido, multitud de visiones de tipo profético. En lenguaje junguiano, Juan es una personificación de la intuición introvertida.
Á.: Por último me gustaría preguntarte por el mensaje de tu novela. Además de tratarse de un ameno ensayo novelado ¿hay algún contenido de fondo que desees transmitirle al lector ?
J.A.: En efecto, Ángel. A lo largo de todo el libro, el lector podrá seguir un hilo conductor del tema principal del que me ocupo. Y ese asunto gira alrededor del colapso de nuestro paradigma, devorado por la oscuridad de la noche del sinsentido, incluso aunque no lo parezca. Podría decirse que esa crisis que hoy hipoteca todas las conversaciones y portadas de los medios de comunicación va mucho más allá de la economía. Y esta obra es también, tácitamente, un ensayo novelado sobre la actual crisis, pero de la parte de ella que no se ve. Paradojas como el tan anhelado divorcio entre la consciencia feminista y el sustrato femenino arquetípico o la mezcla y confusión de lo más sagrado con lo más abyecto, son abordados de manera directa. Ese paisaje, el de la realidad actual, oscurecido por la indiferenciación y el sinsentido es parte sustancial de la trama de La hermandad de los iniciados. Pero, al mismo tiempo, trato de dar esperanza al lector, mostrando que, al final del túnel, se encuentra la luz de un nuevo amanecer.

domingo, 16 de junio de 2013

EL ESCRITOR JOSE A. DELGADO ENTREVISTADO POR "ODISEA DEL ALMA"

Como ya he informado, en el pasado mes de febrero de 2011 se ha publicado mi  libro, La Hermandad de los Iniciados, por Entrelíneas Editores, del que hay una segunda edición publicada por LibrosMundi, y que se puede conseguir en formato digital (y en papel), en el siguiente enlace: La hermandad de los iniciados (librosmundi, 2011).  Sobre su contenido, puede leerse una primera reseña en soria y mas. Una segunda reseña, realizada por Ángel Almazán de Gracia tras su lectura, también publicada en soria y mas, y mencionada en Jung y el Mundo Imaginal. En la web junguiana de Raúl Ortega, Odisea del alma, puede consultarse una tercera reseña a esta obra. Moisés Garrido Vázquez, articulista, ensayista, escritor y redactor de la revista Más Allá de la Ciencia, tuvo a bien publicar una reseña en su blog La Sombra de Chárvaka.  También, en el blog de Periodismo y Misterio, se hace mención expresa a la novela, en la crónica que su autora, estudiante de periodismo y apasionada por los enimas de la historia, Lourdes Gómez, realizó sobre la VII Semana del  Misterio de Sevilla. Raquel Torrent, psicóloga y terapeuta integral, escribió, de igual modo, una reseña a la novela en su blog vida integralEl monje cisterciense del Monasterio de Santa María de Huerta, José Antonio Vázquez  Mosquera, escribió, también, una reseña en su blog Espiritualidad Caminate, como, de igual modo, lo hicieron los webmaster del FDM, en su página web  FOROS DEL MISTERIO. Maribel Rodríguez, psiquiatra, terapeuta y profesora en la Universidad CEU-San Pablo, realizó en su blog Ser Conscientes una reseña, donde se puede leer, igualmente, un fragmento del prólogo, que es de su autoría. El autor de Teoloblog, también tuvo a bien realizar una reseña a la novela, tras haberla devorado en tan sólo dos días.  Asimismo, finalizada ya la pretérita presentación de  mi novela histórica, en la susodicha VII Semana del Misterio de Sevilla, y aprovechando mi estancia en Sevilla, el terapeuta de orientación junguiana y webmaster de Odisea del alma, Raúl Ortega, me entrevistó, preguntándome sobre algunos de los mensajes más conspicuos que en esta obra quería transmitir al lector. He aquí la entrevista íntegra, que también puede consultarse en el blog de Raúl, pinchando aquí.




Raúl. José Antonio, ¿por qué ese título para tu novela: “La Hermandad de los Iniciados”?

José Antonio. El título obedece a la idea principal que trato de expresar en la novela. Dado que en ella narro la historia de una comunidad cristiana de doce novicios, guiados por un Maestro muy ligado al pensamiento gnóstico, con ello aludo a la idea de que, la verdadera iglesia está conformada por todos los que, de alguna manera, han tenido un encuentro con su propia alma. De modo que, la iglesia está integrada, no por una institución física, sino por una vivencia espiritual compartida, por un camino de búsqueda espiritual que conduce al conocimiento de la chispa divina que el ser humano alberga en su interior.
De todos modos, Raúl, hay una anécdota muy interesante sobre el título de esta novela. Yo había terminado de escribirla a finales del año 2009. En aquel entonces, la había titulado Abraxas. Medio año después, me replanteé el título y la intitulé En busca del Cristo Interior. Sin embargo, no estaba muy conforme con ese título y, de nuevo, lo cambié por El Cristo Interior. Pensando que ese título era el adecuado, dejé el manuscrito dentro de una carpeta sobre la mesa de mi escritorio y envié un ejemplar a varias editoriales. Tras varias semanas sin obtener respuesta, una mañana entro en mi despacho y veo que la carpeta donde tenía el manuscrito se había abierto y que la hoja de la portada estaba justo dentro del canasto de la basura. Interpreté ese suceso como una señal de que ese título no era el adecuado para la novela. Por lo que, inmediatamente, me puse a pensar un nuevo título, que es el que ahora tiene. El mismo día en que cambié el título de la novela, el proceso de edición se puso en marcha.


R. Entonces, podríamos decir que el concepto de hermandad, de comunidad, se desveló a posteriori como uno de los contenidos principales de tu obra. Como si la novela, con vida propia, hubiese decidido ella su título, subrayando, primero para el mismo autor, y luego para sus lectores, la especial relevancia y actualidad de una de las ideas (la de fraternidad) sobre las que está construida la obra. ¿Estás de acuerdo?


J.A. Totalmente de acuerdo, Raúl. La novela, en su totalidad, adquirió vida propia casi desde el principio. De hecho, al escribir determinados capítulos, de algún modo asombroso, me sucedían cosas que se relacionaban con lo que estaba expresando. Así, por ejemplo, mientras investigaba acerca del gnosticismo, llegaron a mi correo electrónico los títulos de varios libros, publicados en ese momento, que contenían el mensaje que buscaba. De igual modo, me sucedió que, cuando describía a algún personaje femenino, en mi novela, de pronto conocía a una persona que encarnaba, precisamente, al personaje del que estaba escribiendo. Y, como esas coincidencias, se produjeron cientos durante la elaboración de la novela. Pero, lo que más me sorprendió, fue la “insistencia” en que el título de la novela fuese precisamente La hermandad de los iniciados, y no otro. Tras reflexionar sobre el asunto, me percaté de que, en efecto, la idea de la fraternidad era esencial, no sólo para mí, sino, también, como mensaje para los lectores. La filiación de los hermanos que componen la novela no proviene de la carne, sino del Espíritu. Todos los integrantes de la comunidad de monjes tienen una unión aún más fuerte que la que pueda existir entre miembros de una misma familia carnal. Lo que les une es la sangre de Cristo, contenida en la crátera o el santo Grial, es decir, la simiente que el Espíritu ha dejado en el útero femenino de su alma. Esto tiene enormes repercusiones para la época en que vivimos, donde la falta de experiencia espiritual verdadera se traduce en una cerrazón por buena parte de los constituyentes de las diferentes religiones monoteístas, para no hablar de los racionalistas o de algunos ateos. Por eso, la novela apunta y se recrea en esa idea de retornar a la fuente y, desde allí, comprobar, a través de la experiencia, que, bajo disfraces ligeramente diferentes, en todas las religiones encontramos los mismos principios universales o arquetipos. Por lo que, en el fondo, todos somos hijos de un mismo Dios, aunque éste reciba diferentes nombres.
R. En tu novela vas dejando rastros simbólicos que parecen contener un significado oculto. En relación a esto, ¿qué nos podrías desvelar sobre su desarrollo en nueve capítulos?



J.A. Así es, Raúl, la novela está plagada de símbolos que aluden, no sólo a su sentido profundo, sino, también, al significado que tiene su contenido en el contexto de la época en que vivimos. El nueve es un número recurrente en la novela. Está relacionado con la triple triplicidad, simbolizando las tres realidades o dimensiones del ser humano: la sensorial, la psíquica y la espiritual. Quizás el arquetipo que mejor simboliza lo que quiero expresar al utilizarlo sea la imagen de la carta del Tarot número 9, llamada “El Ermitaño”. Este arquetipo simboliza la iluminación, la gnosis, es decir, el conocimiento revelado, de la chispa divina que habita en el interior del ser humano. En cierto modo, el número de capítulos es una señal que advierte al lector acerca del contenido de la novela, donde sus personajes están meditando, reflexionando e interpretando sus procesos de transformación psíquicos, los cuales se manifiestan en forma de visiones estáticas, sueños, etc. Esto confiere a la novela un formato muy parecido al de un evangelio gnóstico. Asimismo, como se desprende del uso que hago del número 9, más allá de la realidad psíquica, está el espíritu divino, por lo que las imágenes que los personajes de la novela vivencian remiten, en último caso, a unos principios espirituales universales.


R. Ahora podemos decir que el tema principal de la novela es la comunidad iniciática aglutinada, concretamente, en torno a la gnosis. De esto se ha hablado en muchos medios y se han escrito multitud de libros. Pero, ¿qué es realmente la gnosis?


J.A. Efectivamente, el tema principal de la novela es la gnosis. De hecho, el Maestro de la comunidad es un anciano sabio muy vinculado a la corriente gnóstica cristiana. La palabra gnosis significa “conocimiento”. Pero el conocimiento al que hace alusión no se refiere a ninguna teoría del conocimiento o epistemología. No es, por tanto, un conocimiento científico, no se adquiere por el esfuerzo de la voluntad consciente, ni por el estudio de multitud de materias. La gnosis es, por el contrario, un conocimiento revelado por Dios, gracias al cual se tiene acceso a la Realidad que se encuentra allende el mundo de los sentidos. Sin embargo, tras una primera iniciación en ese ámbito de los principios trascendentes o universales, ese conocimiento adquirido ha de hacerse efectivo, mediante el uso de unas prácticas y de una enseñanza correcta de lo aprendido. Como se desprende de lo dicho, el conocimiento de los gnósticos tiene muy poco que ver con el ego y su voluntad. De hecho, en numerosas ocasiones, contrariando los deseos de la consciencia egoica, ese conocimiento conduce a los personajes de la novela a realizar la senda de su más elevada autorrealización, esto es, la individuación, siendo así dueños de la parcela de libertad a la que tienen acceso.


R. El personaje principal de La Hermandad de los iniciados es un antiguo reo, al que aceptan como miembro, en una comunidad cristiana que vive en un antiguo monasterio, ¿por qué has elegido la figura de un ex convicto?


J.A. Esa es una buena pregunta. Quise que el protagonista fuese un antiguo presidiario que, si te das cuenta, además es el discípulo número trece, si contamos al maestro, en alusión al apóstol más vilipendiado por la tradición cristiana: Judas Iscariote. No obstante, a pesar de la imagen funesta que los cristianos tienen del apóstol Judas, si atendemos a lo que nos cuenta el Evangelio gnóstico de Judas, éste apóstol pertenece al círculo íntimo de Jesús, junto a Tomás y a María Magdalena, siendo, de hecho, el discípulo predilecto de Jesús. Tan es así, que, de los Doce, es al único discípulo al que revela los misterios del Reino. Además, Jesús le anuncia a Judas que, precisamente porque es su preferido, compartirá con él la carga de convertirse en un chivo expiatorio para la humanidad. Sin embargo, no se llama Judas el personaje principal de mi novela, sino Juan, porque éste, según la tradición, es un miembro destacado del círculo íntimo de Jesús, el más joven de sus discípulos. Por lo tanto, en un mismo personaje hallamos una alusión a los dos discípulos predilectos del Maestro: Judas, para los gnósticos cainitas, y Juan, para los cristianos católicos.


R. Juan, Judas, la cárcel, el delito… Todo esto forma parte de la elaboración que haces en la novela del tema de la sombra. Hablemos ahora del anima. En tu novela hay una revalorización del principio femenino dentro del mito cristiano, elevando la figura de María Magdalena a un estatus privilegiado. Cuéntanos sobre tu visión de esto, que es algo que entiendo tiene bastante que ver con nuestra época…


J.A. Por supuesto, Raúl, que tiene mucho que ver con nuestra época. Especialmente, con dos manifestaciones de un mismo motivo principal: la crisis ecológica y la crisis de valores espirituales. Estas dos crisis fundamentales, que están en la base de todas las demás, incluida la financiera y la económica, tienen sus raíces en la denigración que el arquetipo de lo femenino ha sufrido a lo largo de la historia del cristianismo. Sin embargo, podemos rastrear esta actitud patriarcal y misógina en la cultura helena y de ahí, con la expansión del cristianismo, tras el matrimonio de conveniencia entre éste y el imperio romano, se fue extendiendo a todos los pueblos que hoy conforman lo que llamamos la civilización occidental. Por ese motivo, en la novela trato de revalorizar la imagen de lo divino femenino, como complemento imprescindible de la divinidad. Y el mensaje principal que se descubre tras la lectura de mi novela es que, en esa revalorización de lo femenino, deben equilibrarse la materia y el espíritu, es decir, el cuerpo y sus instintos, así como el medio ambiente natural (la Tierra y sus sistemas ecológicos), de un lado, y el Espíritu, de otro lado.


Os recuerdo que el  día 10 de Marzo del 2011, a las 19:30 horas, tuvo lugar la presentación de la novela en Madrid. El lugar fue el restaurante "La Parrocha", ubicado en el Paseo del 15 de Mayo número 6, cerca de la boca de metro de Marqués de Vadillo, a pocos metros de la Ermita de San Isidro. Aconteció en un ambiente de cercanía y cordialidad, y hablamos de la novela José Antonio Vázquez, monje cisterciense del Monasterio de Santa María de Huerta, la psiquiatra Maribel Rodríguez, prologista del libro, el editor de la novela, Carmelo Segura y un servidor. Para más información, pincha aquí.

sábado, 9 de marzo de 2013

LA HERMANDAD DE LOS INICIADOS



Tras el éxito obtenido en la primera edición de este ensayo novelado, agotada a los seis meses de su lanzamiento, llega esta nueva edición ilustrada y mejorada de la mano de la editorial Libros Mundi, en dos formatos: digital (ebook) y analógico (en papel).

 

Después de haber permanecido cuatro años encerrado en una cárcel, por haber sido injustamente acusado de cometer un delito de violencia de género, y aconsejado por uno de los funcionarios de prisión, Juan, el personaje principal de la novela, se dirige a un antiguo monasterio, apartado del bullicioso ajetreo de las grandes ciudades, donde se convertirá en miembro privilegiado de una comunidad de doce novicios, regentada por un anciano monje. Bajo la dirección de éste, su maestro, una verdadera autoridad espiritual, Juan se inicia en el conocimiento de las vertientes gnósticas occidentales más sobresalientes. Durante los nueve años que residirá en el monasterio, la comunidad de cristianos, protagonistas de la novela, aprenderán a cuestionarse gran parte de las creencias que la ortodoxia cristiana y la sociedad en su conjunto consideran válidas y verdaderas. Con ello, hallarán el camino hacia el conocimiento de sí mismos, un camino que, invariable e inexorablemente, les conduce a la unificación de ciencia y religión.

En La Hermandad de los Iniciados José Antonio Delgado realiza una incursión en el sorprendente mundo onírico al que los psicólogos han bautizado con el nombre de lo inconsciente, dominio que es, también, el de los principios universales que rigen todo devenir temporal. En ese viaje a las profundidades del alma humana salen a nuestro encuentro aquellas formas de pensamiento, ideas y expresiones espirituales que han permanecido ocultas, a la sombra de las tendencias cristianas dominantes de nuestra patriarcal cultura occidental, formas de pensamiento que aún hoy día suscitan reacciones de lo más variopintas. Gnosis, Alquimia, Prostitución Sagrada, Astrología, Hermetismo, Tarot, cuentos de hadas, mitos antiguos, como los griegos, y modernos, como los presentes en obras de literatura y en películas cinematográficas, tales como El Señor de los Anillos, Harry Potter, la Guerra de las Galaxias o Matrix, se irán abriendo paso, a medida que el lector vaya avanzando en la lectura. Como se irá viendo, según vayan transcurriendo los capítulos, detrás de todas esas “ideas heréticas” se ocultan aquellos principios universales o patrones eternos e inmutables, a las que todo devenir temporal está supeditado y, por consiguiente, por las que el mundo material, que concierne a la acción y al cambio, tiene su razón de ser.

Si bien La Hermandad de los Iniciados encuentra resonancias en libros como "El Código Da Vinci", de Dan Brown, "La Cena Secreta", de Javier Sierra, "María Magdalena y el Santo Grial", de Margaret Starbird, por poner sólo tres ejemplos de los centenares que se han publicado en torno a la figura de Jesucristo, su estilo y su profundidad se asemejan más a obras como el ya clásico "Demian", de Hermann Hesse, a “El nombre de la Rosa”, de  Umberto Eco,  o a  la más moderna obra "Los códices templarios del río lobos. Los Custodios del Grial", de Ángel Almazán de Gracia.

 No obstante esto, y a diferencia de todas ellas, La Hermandad de los Iniciados vincula el cristianismo gnóstico, con la alquimia medieval, la astrología, los arcanos mayores del Tarot, etc., reinterpretándolos desde la óptica de la psicología profunda. En cuanto a su estructura, podría compararse a un evangelio gnóstico, dado que la obra tiene por escenario un monasterio donde doce novicios son iniciados en la Gnosis, o conocimiento interior, gracias a la figura central de un Maestro espiritual. El lector comenzará su lectura sobrevolando en círculos concéntricos el panorama espiritual del cristianismo originario, hasta ingresar en su núcleo esotérico, que llama a la experiencia directa de la divinidad, a medida que avance en su lectura.

La innovación de esta obra consiste en que profundiza, complementa y compensa la superficialidad de otros libros que tratan de la misma temática, amplificando algunos aspectos que han quedado olvidados, vinculando temas que han sido tratados independientemente, sin menoscabo del rigor histórico y científico y, pese a todo, utilizando un lenguaje llano y accesible a un público no especializado. Por consiguiente, nos hallamos ante una novela única en su género.

En síntesis, La Hermandad de los Iniciados va dirigida, por ejemplo, a aquellos que se han visto, se vean, o se vayan a ver ante la necesidad vital de buscar nuevas vías, y, sin embargo, tan vetustas, de regreso a aquel paraíso perdido que reside en lo más recóndito de su alma, una nueva forma de darle sentido a su vida y, en definitiva, una renovación del mito cristiano que hable al mismo tiempo al corazón y a la cabeza.

Por lo tanto, La Hermandad de los Iniciados está pensada, también, para que se dirija tanto a profesionales de la salud mental, cuanto a todo tipo de público culto, interesado en una búsqueda personal de la Verdad. Así también, a aquellos interesados en iniciarse en el conocimiento de la Psicología profunda, cuanto a psicólogos humanistas, analíticos o transpersonales, a historiadores de las religiones, etc., quienes encontrarán una síntesis del pensamiento jungiano y post-jungiano. De igual modo,  será de utilidad como herramienta práctica para alumnos de Psicología, al hallar en este libro un ameno manual novelado de Psicología analítica.

No puede dejar de mencionarse que, dada la desorientación vital del occidental medio, estamos convencidos de que este libro tendrá una buena acogida por aquellos que comiencen a sentir ese vacío y ese sentimiento de futilidad de la vida, que se presentan en aquellos momentos de crisis existencial. Seguramente, será muy apreciado por un amplio grupo de mujeres, quienes se enfrentan a una verdadera revolución en el ámbito de su consciencia femenina; pero lo será, también, para los hombres que se hallen en el camino de la integración de su contraparte femenina, y de todos aquellos que anhelan la realización de su Ser andrógino, la religación con la chispa divina que yace en el interior del ser humano y, por consiguiente, a quienes estén interesados en la experiencia mística.